lunes, 4 de agosto de 2008

La mar estaba serena.

Como excepción a las reglas que nunca escribí para este blog, voy a poner a continuación unas líneas de Juan dedicadas al mar.

Mar de espuma que siempre tiene que irse.
Mar de manos cansadas y sinceras.
Mar de peces trabajadores.
Mar de fotos en blanco y negro, de besos colgados del tiempo, mar que no pregunta pero sabe.
Mar robado de un mapa de marineros tristes, mar de olas que rompen detrás de la memoria.
Mar que vive en mis ojos, para mostrarme el horizonte mire donde mire.

1 comentario:

Los amigos del duende dijo...

Hay dos cosas en el mundo que me hacen sentir a Dios en el mundo... y ademas me demuestran que soy muy chiquito y finito (concepto de finitud)... LA CORDILLERA Y EL MAR