lunes, 25 de agosto de 2008

Me caigo y me levanto, será de Dios!

Tengo la mala costumbre de quejarme con todo el mundo y no con la persona que motiva mi queja. Entonces genero como una red de jueces que se indignan conmigo y me dicen decile tal o cual cosa! Y yo asiento, envalentonada y digo sí, mañana le digo, no puede ser viejo, me va a escuchar, etc… y al llegar el momento… zas! La misma sonrisita de está todo bien, acá no pasa nada de nada y me encanta cómo te tomás el laburo! Pero llegará el día en que ponga los puntos sobre las íes, cante las cuarenta y tome el toro por las aftas! Oh, yeah!

3 comentarios:

Los amigos del duende dijo...

AAAAA QUE DOLOR POBRE TORO!!!!

Maris.~ dijo...

jajaja me sentí totalmente identificada, a mi me pasa igual... pero tambien porque no soy rencorosa y el enojo me dura muy poco, apelo a la comprensión (siempre que sea algo que justifique la actitud "erronea" del otro)

llegue acá porque julia me paso el link :)

saludos!

Merceditas Chopitea dijo...

Deeeeecíseeeeloooooo no seas boludaaaa que cuando se lleve los laureles harán un plano de tu cara mordiéndose los labios con los ojos desorbitados...

Es así como nacen los asesinos seriales.