lunes, 28 de julio de 2008

Trago amargo.

Uno, como ser pensante, puede razonar con claridad y darse cuenta cuando algo es más malo que bueno, más complicado que simple, más dañino que placentero, y tendiendo sanamente a priorizar la propia felicidad debe dejarlo pasar. sin embargo, no siempre lo hace. Porque hay algo más fuerte que todo razonamiento lógico, y no hablo del amor como Ulises Butrón, sino del empecinamiento, primo de la obstinación y vecino del capricho… Pero como dicen las personas que ya están de vuelta: la fruta madura cae por su propio peso. Y el único que puede hacer que una fruta madure es el tiempo (aunque hay activadores y fertilizantes que pueden ayudar). En el caso de los posibles "activadores" para nosotros, ni los consejos de las amigas ni de los hermanos mayores, que siempre quieren lo mejor para uno, logran debilitar el poder del empecinamiento. Pero todo llega, y con motivo de celebrar la maduración y caída de aquello que me tenía empecinada, levanto mi copa y brindo a la salú de todos los que tenemos que equivocarnos no una sino varias veces para aprender a dejar pasar lo que es más malo que bueno.

9 comentarios:

Zobeid@ dijo...

congratulations. estoy hasta la manija de quines no cambian sus historias. felicitaciones si lo has logrado!

Los amigos del duende dijo...

CHIN CHIN... y siendo el hombre el unico animal que tropieza con la misma piedra BRINDO DOS VECES...

Ademas cuantas veces uno tropieza y por obstinado llega a superar el obstaculo... AMO LAS UTOPIAS... aunque sepa que son UTOPIAS lo intentaré...

Los amigos del duende dijo...

PD: cada dia estas escribiendo mejor...

Luis dijo...

Muy bueno

Clarita dijo...

SALUD, carajor!

me dijo...

excelente;
de un nivel soberbio.

además pareciera usted no ser de quienes picotean frutas pasadas en el piso.

chin chón!!!

empecinamiento no será amor; con enamoramiento emparenta más...

Maque Lagos dijo...

zobeid@: estoy en eso!

duende querido: gracias por las flores.

luis y clarita: salú!

me: cuando tenés razón tenés razón...

bea dijo...

Me encanto, Maque...y es tal cual. Hay cosas que se consiguen en la lucha...y otras a las que tenemos que renunciar, en pos de la salud mental...(despues de la claridad, por un tiempo todavia se arrastra ese after-tate agridulce de la frustracion, sabes? pero todo se pasa...:)

Sea cual fuere el motivo por el cual levantaste esa copa, brindo contigo...escribis muy lindo!!!

Juan dijo...

Espero que no vuelvas a cruzarte con ese imbécil.