lunes, 3 de marzo de 2008

Por la negra.

Cuando ganamos un partido de pool porque nuestro contrincante mete la negra por error, es un partido ganado, pero es una victoria que a mí me deja como un sabor a nada y hasta con cierta bronca. No somos los autores materiales de nuestro triunfo, no ganamos porque metimos todas las nuestras y por último la negra en la tronera correspondiente, ganamos por la impericia del otro. Toda nuestra estrategia de juego queda cortada abruptamente, la revancha que queríamos para meter esa que no entró en el último tiro nos es quitada porque se terminó el partido. Es injusto.

2 comentarios:

Xaj dijo...

Es verdad tu reflexión es como ganar una carrera porq el otro se qedó comiendo panchos en la largada.

Igual, lo peor es perder vos por haber medido mal el angulo y meter la negra antes de tiempo en un partido cocinado.

Pero bue.

Clara Oscura dijo...

Siempre fui mala jugando pool. Si ganara porque mi contrincante mete la negra, estaría muy bien para mí!!

Besos