domingo, 21 de marzo de 2010

Cumplir años.

Mi papá me contaba historias antes de dormirme. Una vez me contó que hacía mucho tiempo lo habían contratado para pintar el obelisco. Se había tenido que conseguir una escalera bien larga y como no le había alcanzado la pintura había tenido que pintar un lado de cada color. También me contó que una de las rocas del patio de mi abuela, se la había traído él de la luna.

Los domingos cuando voy a visitarlo, lo encuentro rodeado de diarios, como siempre, tomando un café con leche o un mate cocido. Le doy un abrazo y me siento a leer con él en silencio.

-Cumplo cuarenta y nueve años de laburo- me dijo hoy.

-Qué aguante…- le dije yo, y seguimos leyendo.

6 comentarios:

Juan Santiago Lagos dijo...

La de las rocas la sabía, pero la del obelisco es nueva!!!!

clara dijo...

¡La del obelisco será que se le ocurrió después del 75 jiji porque yo también la conozco!
¡muy bueno Maque!

El Fumigador Feliz dijo...

Tenes un papá muy cretivo! Lo bueno de estas historias, es que nos las creimos y nos enorgullecimos de quienes nos las contaron. Él me contaba que habia remado hasta otro país. Que habia tardado dias y que el esfuerzo en el final habia sido enorme, casi desfalleciente. Luego me enteré que habia remado hasta Uruguay, que salió una mañana y llegó a la otra mañana luego de hacer noche en una hosteria y que casi cuando estaban llegando un compañero le pego sin querer con un remo en la cabeza que casi lo desmaya.
No era del todo mentira. Abrazos.

Anónimo dijo...

...que terrrrnura prima....pasa el tiempo,no?...abrazo..

El gran Vera dijo...

Que gran padre....
la envidia me corroe.

Felicidades por los escritos...

saludos

http://historiasyrecuerdos.blogspot.com/

mer dijo...

BIG FISH