lunes, 21 de abril de 2008

Hay que ser boludo...

No pude evitar el improperio y cuando describa la situación que tuve la chance de observar hoy por la tarde, estarán de acuerdo en que no cabía otro adjetivo.
Al tipo se le había parado el auto sobre la avenida, relativamente cerca del cordón, calculo que a unos cinco metros. No le arrancaba, no le arrancaba, no le arrancaba y entonces se bajó para hacer como los taxistas en la parada (cuando sale el primer taxi de la fila y todos los de atrás adelantan el suyo sin subirse). O sea, con la puerta abierta empujó el auto al tiempo que movió el volante en dirección al cordón. El tipo evidentemente andaba desayunando huevos crudos por la mañana, porque le imrpimió una fuerza tal a la empujada, que el auto se le fue de las manos, recorrió varios metros (ganando velocidad), subió el cordón y fue a dar contra un mástil de concreto que hay en la vereda, partiendo en dos el paragolpes y haciendo bosta el capot...

2 comentarios:

Clarita dijo...

Yo me pregunto si algún blogger hace unos meses atrás habrá visto y testimoniado en algún post, una situación de lo más absurda: Una minita que por chonguear a unos chicos sentados en la vereda de un bar, casi aplasta a un repartidor de pizza con su autito blanco!
jajajaa

Los amigos del duende dijo...

JEJEJEJEJ era MARIO BARACUS??? a veces creo que la gente es mucho mas boluda de lo que creo que es...