viernes, 29 de octubre de 2010

Te quiero por default (el amor expansible).

Cuando las personas que amamos tienen descendencia, esa nueva criatura pasa a ser, incuestionable e inobjetablemente, depositaria del mismo sentimiento, reciben, como cuando el banco te da una tarjeta, una extensión de ese amor. No sabemos nada de él, ni siquiera nos registra, pero nosotros nos ensanchamos y le damos cabida incondicional y amorosamente. Como un elástico que se estira un poco para que entre uno más en la ronda.
No es igual cuando las personas que amamos, familia, amigos, eligen un otro a quien amar, ahí no hay ósmosis, ni default, ni un carajo. Hay respeto (en el mejor de los casos!).

3 comentarios:

Los amigos del duende dijo...

Jejejejejje... muy bueno el concepto! me pasa con varias personas!

Nonito Sabebien dijo...

Porque al menos al principio los miras con desconfianza.

M.P. dijo...

Es realmente así!!