jueves, 4 de diciembre de 2008

Una voz en el teléfono.

Mi teléfono es inalámbrico, porque correr por la escalera para atender se había vuelto un deporte de alto riesgo, ya que sólo tenía cuatro rings antes de que se activara el contestador. Y si tenemos en cuenta que mi nivel de torpeza motriz a veces es equiparable a la del Chapulín Colorado, se entiende que comprar un inalámbrico fue una medida preventiva.
Ahora bien, parece que los teléfonos inalámbricos funcionan con frecuencias que pueden ser tapadas por frecuencias de radios...
Mi teléfono ha sido tomado de rehén por Radio Mitre desde hace un par de semanas. O sea, si quiero pedir una pizza no puedo, pero al menos me escucho el informativo, me entero qué número salió en la quiniela y si hay paro de subtes...
Casi por casualidad, me di cuenta que a ciertas horas, vuelve a recuperar el tono habitual (que ya no es habitual) entonces marco apurada el número del ACA donde tengo que hacer un trámite telefónico y me atiende la musiquita, después las promos, después las opciones, mientras ruego que la comunicación se mantenga estable y no aparezca daddy brieva diciendo alguna boludez, me mandan otra vez el nuestros operadores siguen ocupados, aguarde un momento. Invoco al espíritu de Graham Bell para que me atiendan antes de que sea tarde. A lo lejos empiezo a percibir un kkjjfff-ffk-jffkfj... Atiendan, carajo!! Hola, mi nombre es Carolina, en qué puedo ayudarlo? Hola, Carolina, llamo porque KGGFFJJJDDDSGGGkGG, y qué te pareció el baile de ella, Dady?

Ya llevo varios intentos. Creo que estoy perdiendo la razón.

1 comentario:

Directora de Orquesta dijo...

Tremendo. Aunque hay cosas peores, imaginate si estuvieras ligada con Baby Etchecopar.