jueves, 8 de octubre de 2009

Nombre.

Algunos padres a la hora de anotar a sus hijos en el registro civil, pasan por alto que el que tiene que llevar el nombre elegido por ellos, es esa pobre criatura indefensa que acaba de nacer.
Cuando me preguntan cómo me llamo y automáticamente contesto con mi apodo, me dicen, Maque como maqueta? Sí…
Luego me dicen, pero ese es tu apodo, cómo te llamás, Macarena, no?
No, (y les digo mi nombre…)
Y ahí se despliega un abanico de preguntas y caras de estupefacción infinitas.
Qué?! Ah, pero tus padres son del Opus? Deben ser hiper religiosos! (no, la verdad que no, ojalá lo fueran, por lo menos eso los justificaría un poco).
Ah, cómo te cagaron! Por qué te pusieron ese nombre?! (Ni idea.)
Y tus hermanos cómo se llaman? Y les contesto, y me dicen, ah, a la única que mataron con el nombre es a vos! (sí, gracias por recordármelo).


Hace poco un oficial de migraciones del aeropuerto de Barajas consideró mi nombre muy español y me dejó pasar aunque no tuviera los requisitos para entrar. (No es suficiente para inclinar la balanza).

Por suerte, cuando éramos muy chiquitas a mi amiga Florencia no le salía decir María Jesús y me decía Maquechú, que en breve derivó en Maque, y es el apodo que me acompaña desde mi más tierna infancia.
Gracias, Flor...


6 comentarios:

Juan Santiago Lagos dijo...

Por haber escrito eso Dios te va a castigar.

Mina dijo...

ja,ja...se me viene a la mente tu usual cara en esas situaciones de " Idiota, acaso vos no viste tu cara que te importa tanto mi nombre"...¡que Dios te bendiga querida!

pasita dijo...

Y a mí me parece un nombre delicioso! para una niña, qué va a ser!! Va en gustos. Lo pensaría con el padre.., pero si tuviera una hija, quizás le pondría así.. para decirle "Jesusita". Pobre pibita, no?! Ja!! Pero le daría personalidad, che, mucha!
Y yo me llamo Paz!!

torcuatoburone dijo...

Me gustó mucho Retiro lo dicho, llegué accidentalmente aquí, y leo que no te gusta tu nombre... A mi me resulta hermoso, liberado hace años de toda cuestión religiosa y reconciliado con el mío que me ha resultado un poco tortuoso para terminar definiéndome. Felicidad

Maque Lagos dijo...

gracias, Torcuato!

JuanRa Diablo dijo...

Pues sí, aquí en España el tuyo es un nombre de lo más común.

A mi madre la iban a llamar Presentación porque así se llamaba su abuela. Por suerte ésta se negó a que cometieran semajante fechoría.

Un saludo