lunes, 21 de septiembre de 2009

Ahh, la primavera...

-Hizo un brote, es esquizofrénico paranoico. No lo dejes volver a entrar a tu casa.- Me dijo alarmada por teléfono.
Y todo porque sus ojos nunca me habían mirado así.
Escuché que hablaba en sueños. Escuché que murmuraba algo aún en vigilia. No me preocupó, hasta me parecía divertido. ¿Lo de las voces que me contó, habrá sido cierto?
No te vuelvas loco. No te vuelvas loco.
Estaba drogado, como siempre. Pero ¿esos ojos?
-Tiene antecedentes de infancia, el tipo de anatomía cuadra, está en la edad donde empieza a manifestarse la enfermedad...- me seguía diciendo por teléfono.
Cómo una forma de mirar puede transformarlo todo, cambiar el presente, y lo que es más impresionante, el pasado.
¿Quién sos, quién eras entonces?
Abiertos como si alguien tirara de sus párpados para arriba. Duros y sin parpadear. Extraños de dar miedo.
Mi cabeza ardía de tanto procesar, resignificando todo a una velocidad intolerable. Su imagen se me caía a pedazos, como mampostería que se viene abajo sin que nadie pueda hacer nada.
-Mejor te vas a tu casa.-
-Siento mucha vergüenza.-
-Y yo mucha tristeza.-

-Te llamó?-
No.
-Lo llamaste?-
No.
-Mejor...-


Un ejercicio de algún taller, titulado "Brote". Muy adecuado para esta estación que comienza.

4 comentarios:

Los amigos del duende dijo...

Uf...
me comi el viaje de que te habia pasado posta...

Brote... yo hubiese escrito sobre mi plantita!!!! jejeje

Los amigos del duende dijo...

NARANJA LIMA!!!!

Anónimo dijo...

Opino que ¿te pasó?..
Es muy groso; me impactó!!
Y la relación entre "brote" y "primavera", guau!

A veces, tenemos que aprender.. =)

saludos!

Paz

Maque Lagos dijo...

es pura fixión, sobre todo la última parte!